Página de Carlos Veci para la investigación del carlismo en Cantabria.

Con Javier Martínez Sellers y Enrique Gudín de la Lama gané el Certamen nacional de Jóvenes Investigadores en la categoría de Artes y Humanidades con un trabajo sobre la primera guerra carlista.

Consulte AQUÍ los objetivos del blog

Cuando Carlos VII decidió levantar la bandera

Foto de Gaspard-Félix Tournachon - NYPL Digital Gallery -
Dominio Público
"Cuando España había emprendido el camino de la perdición, no pudiéndose contener la avalancha del liberalismo, que atropellando todos los obstáculos que se le oponían concluyó por inundar todos los ámbitos de la nación (dejándola en el estado actual) asfixiada, don Carlos, empuñando la bandera, trató desde su destierro levantar aquellos ánimos adormecidos y lo consiguió afortunadamente en las regiones que mejor comprendían las santas ideas sustentadas por el Caudillo, como Cataluña, Vizcaya, Navarra, Guipúzcoa, Álava, el Maestrazgo, etc. Y llegaron sus destellos a Cantabria, donde al conjuro de varones ilustres como los Pereda, Calderón, Velasco, Mazarrasa, Cereceda, Solares y tantos otros, se formaron círculos donde nos congregábamos viejos y jóvenes y oíamos la voz de ilustres conferenciantes que iban infiltrando en nuestros pechos las ideas salvadoras de la Tradición, constituyendo esto en aquella época una virtud imponderable si se tiene en cuenta el sentido liberal de la población y lo reciente de la guerra Carlista, que es aquí donde más repercutió."

José de la Lastra / Jefe Regional de Cantabria

"En el centenario de Pereda", publicado en el número 3 de la Revista Tradición (1 de febrero de 1933). pp. 52-53


El primer carlismo montañés: aspectos sociales y localización

Sánchez Gómez, Miguel Ángel. El primer carlismo montañés: Aspectos sociales y localización geográfica. Tantín, Santander, 1985.

Se trata de un breve estudio sobre los principales núcleos carlistas en la región y el estrato social al que pertenecen los voluntarios cántabros que tomaron partido por don Carlos en la primera guerra carlista (1833-1839). Hay trabajos posteriores, pero algunos apuntes que realiza el autor son muy buenos de cara a comenzar una investigación sobre la primera guerra carlista en nuestra región.

De entrada, nos presenta un documento inestimable: una reproducción del Boletín Oficial de Santander desde el número 100 de 1838 (16-XII) al 15 de 1839 (21-II) con el nombre de 711 hombres integrados en el bando carlista. Este “censo” se hizo porque, por orden del liberal Espartero a finales de 1938, debían ser expulsados de la provincia los padres de estos “facciosos” y los bienes les serían confiscados. El número de carlistas cántabros debió de ser superior al que aparece en este “censo”, pero no deja de ser un buen punto de partida. Hazas de Cesto, Meruelo, Bárcena de Cicero, Argoños, Santa María de Cayón y Escalante son los lugares que más voluntarios aportan en función del total de habitantes. Nótese que se encuentran en el noreste de Cantabria.

Resulta muy interesante que Miguel Ángel Sánchez Gómez también sea autor de un trabajo sobre la Quinta Brigada de Voluntarios Realistas, que opera en Cantabria durante la llamada “década ominosa” de Fernando VII. El trabajo anterior de Sánchez Gómez le permite hacer una comparación entre los principales núcleos carlistas de la región y los núcleos que contaban con más hombres (con respecto al total de sus habitantes) entre los Voluntarios Realistas. Existe, ciertamente, una correlación. Los principales núcleos carlistas con las zonas más favorables al realismo que se da en años anteriores. Hazas de Cesto y Santa María de Cayón son los casos más reseñables.

Con respecto al origen social de los carlistas cántabros, la mayoría proceden del campo (91,6% del total) pues el 83,4% -la inmensa mayoría- procede del bajo campesinado y el 8,2% son hidalgos rurales.

El autor también plantea la hipótesis de que de que algunos “facciosos” en precaria situación económica (huérfanos, hijos de viudo o de viuda) se enrolaran huyendo del alistamiento en el ejército liberal porque el Carlismo les ofrecía mejor perspectiva para vivir. Sobre este asunto ya advierte el autor que no posee la documentación para afirmarlo con seguridad y es sólo una hipótesis, aunque motivada por el alto grado de voluntarios con una posición económica posiblemente complicada. Respecto a que pudieran realizarse levas forzosas en el bando carlista, resulta harto difícil. ya que existe una tradición realista en las zonas con más miembros en el Carlismo.


La revista Tradición

Tradición fue una revista que nació en enero de 1933 fruto del trabajo de varios jóvenes carlistas santanderinos. La dirigía Ignacio Romero Raizábal, el primer administrador fue Nicolás Zamanillo y el redactor jefe fue Manuel Pombo Angulo (1).

Con el paso del tiempo comenzó su difusión a nivel nacional y se amplió la procedencia de sus colaboradores. La periodicidad fue quincenal de 1933 a 1934 y pasa a ser mensual en 1935 (año en que desaparece). En Tradición comenzaron escribiendo los más destacados personajes del tradicionalismo cántabro y a medida que crece la revista se incorporaron las grandes figuras nacionales del carlismo, que convirtieron a la revista cántabra en una  referencia nacional e internacional.

Con gran provecho para todos los historiadores del Carlismo y para aquellos interesados en conocer la doctrina que defendieron los intelectuales carlistas, la revista Tradición se puede encontrar digitalizada en el siguiente enlace: Biblioteca Virtual de Prensa Histórica





[1] Cfr. Sanz Hoya, Julián. De la resistencia a la reacción. Las derechas frente a la Segunda República (Cantabria, 1931-1936). Servicio de publicaciones de la Universidad de Cantabria, 2006. p. 140-141

El mártir que sintió verdadera pena por sus verdugos

Santiago Mata ha publicado en 2013 el libro Holocausto Católico sobre los mártires de la Guerra Civil. El 27 de diciembre de 2013, aniversario de la matanza del buque prisión Alfonso Pérez, ha escrito en su blog en Infocatólica sobre tres beatos asesinados en el barco, que se encontraba anclado en aguas de Santander.

A tenor de la semblanza que escribe Santiago Mata habrá quién se pregunte por qué la recogemos en este blog dedicado a la historia del Carlismo en Cantabria. Lo hacemos porque, aunque no aparezca en la semblanza de Infocatólica, José María Corbín fue un destacado miembro de la Comunión Tradicionalista. Antes de morir dejó testimonio de su ideario. Sus últimas palabras fueron: "Por Dios y por España, y ¡Viva Cristo Rey!"

Estampa del beato José María Corbín Ferrer

Retrato de José María Corbín en la Iglesia del Santísimo Cristo de Santander.

El retrato se encuentra actualmente en una nave lateral de la iglesia del Cristo, donde el beato estuvo enterrado hasta que su cuerpo fue trasladado a Valencia.
Foto: página de José Álvarez Limia

Restos en la arena: el telégrafo de 1874

Durante la tercera guerra (1872-1876)

El 21 de febrero de 1874 las tropas carlistas comenzaron su asedio sobre Bilbao, una ciudad que ya se les había resistido durante la primera guerra. Existía por aquel entonces en Bilbao una línea de telégrafo que comunicaba con Inglaterra. La compañía encargada de la línea decidió, por seguridad, trasladarla a Santander.

En el popular Tomavistas de Santander hemos encontrado unas fotografías de octubre de 2013 en las que vemos lo que queda de aquella línea, construida en abril de 1874. De tiempo en tiempo el temporal asola nuestras costas y levanta la arena que cubre los antiguos restos.

26 de agosto de 1937: la IV División de Navarra entra en Santander

Tal día como hoy, en 1937, las tropas nacionales entraban en la ciudad de Santander.

Las primeras tropas nacionales en entrar en la ciudad estaban compuestas por dos fuerzas distintas: la IV División de Navarra (requetés dirigidos por el coronel Alonso Vega) y la división italiana Littorio (una de las tres divisiones que integraban las fuerzas del general italiano Bastico). El conjunto de estas fuerzas nacionales estaba dirigido por el general Fidel Dávila Arrondo, sucesor de Mola como comandante en Jefe del Ejército del Norte.

***

En la página del Centro de Documentación de la Imagen de Santander figuran varias fotos de la celebración del XXV Aniversario de la Liberación de Santander por parte de las tropas nacionales: