Página de Carlos Veci para la investigación del carlismo en Cantabria.

Con Javier Martínez Sellers y Enrique Gudín de la Lama gané el Certamen nacional de Jóvenes Investigadores en la categoría de Artes y Humanidades con un trabajo sobre la primera guerra carlista en Santander.

Consulte AQUÍ los objetivos del blog

Desaparecer antes que claudicar

En 1931, el periodista Joaquín Arrarás dejó la dirección de El Diario Montañés, el periódico de la Editorial Católica Montañesa. Arrarás había renovado técnica y periodísticamente el medio de comunicación cántabro. Para sustituirle, fue elegido el experimentado Melchor Ferrer.

Fuente

Melchor Ferrer Dalmau (1888-1965), catalán, de Mataró, había trabajado para varios periódicos carlistas. Durante la primera guerra mundial había luchado en las filas de la Legión Francesa. También había sido, durante veinticinco años, secretario del rey don Jaime. Su afinidad a la causa del Carlismo era incuestionable y llegaba a Santander en un año complicado para la Monarquía: 1931.

A la institución monárquica dedicó Ferrer sus primeros editoriales. Da fe de ello José Simón Cabarga en su Historia de la prensa santanderina, en la que refleja la tensión que debió de vivir Ferrer entre su lealtad concreta y su trabajo en el periódico fundado en 1902 como órgano católico. Además, en 1931 los militantes republicanos habían conseguido implantar la II República, que prometía reformas profundas en ámbitos como el económico y el social.

Simón Cabarga recoge un testimonio de Ferrer sobre su tiempo, un año, el 1931, como director de El Diario Montañés: «Una monarquía aspirante, un cambio de régimen, y la correspondiente entronización en el Gobierno de las fuerzas del sectarismo eran una situación difícil para un periódico como El Diario Montañés, que preferiría desaparecer antes que claudicar en lo más mínimo». (Simón Cabarga, J., Historia de la prensa santanderina, Centro de Estudios Montañeses, 1982, pp. 276-277) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario